Páginas vistas en total

jueves, 9 de junio de 2016

Esta noche te cuento...que soy jurado


Y como soy jurado en Esta Noche Te Cuento me estoy leyendo todos los relatos (cosa que no suelo hacer antes de escribir el mío para no contaminarme). Como ya vamos por el relato 90 el tema del mes, Océanos, ha sido tratado ya desde mil puntos de vista. 
Así que mi punto de arranque era la visión de la lluvia confundida dentro de un mar enorme. Y poco más. En fin, como voy fuera de concurso, me he permitido la licencia de hacer una historia de pérdidas y ausencias coronada por esa visión oceánica que toca el tema del mes de una manera excesivamente tangencial.

Genial la ilustración de Mizuki Tanaka, alias Paloma Casado.


Cosas que ver por la ventanilla de un tren.

La mujer se parece a ti. La niña también. Habla por el móvil mientras la niña salta a la pata coja intentando no pisar las líneas asimétricas que dibuja el pavimento. Cuando ya estaba seguro de que ella no eras tú, me he dado cuenta de que tiene tu lunar bajo el ojo derecho. Luego ha gritado dirigiéndose hacia Paula, que no es Paula, pero que tiene los ojos de Paula, sus coletas y su sudadera rosa. No sois ellas. Todas las niñas del mundo tienen una sudadera de ese color y una madre que les grita que no se acerquen al borde del andén. No sois ellas. Solo es un lunar. Y Paula ya tendría veintitrés. Seguro que no llevaría coletas, sino dos piercings, como la pelirroja del asiento de al lado que escucha música en el móvil mientras golpea rítmicamente el reposabrazos con un boli BIC.
Pego mi cara al cristal, absorto en la mujer que no eres tú y en la niña que no es Paula. Hasta que el tren inicia su traqueteo y el lunar, las coletas y el andén se difuminan.
Desaparecen. Desaparecéis.
Como gotas de lluvia que se depositan sobre la superficie del océano.