Páginas vistas en total

martes, 20 de enero de 2015

Segunda ronda de la Copa ENTC

La cosa se complica. Me piden un relato que cumpla las siguientes condiciones.

TÍTULO: Debe incluir un NÚMERO. 
APARECERÁ EN EL TEXTO: una cena.
PRESENCIA SENSITIVA EN EL RELATO DE: el tacto
PERSONAJES: dos mujeres

Y esto es lo que ha salido. Espero que os guste:

Instrucciones para dar una caricia. Manual de Recursos Humanos. Página veintidós.

Localice al sujeto destinatario de la caricia. (Ejemplo: la secretaria de dirección).
Llámela a su despacho con una excusa creíble. (Ejemplo: la cena de Navidad de la empresa).
Comience por elogiar algo de su aspecto. (Ejemplo: “te veo más delgada”).
Si ambas son mujeres, haga un comentario cómplice: (Ejemplo: “yo también tengo esa chaqueta”).
Déjela hablar libremente. (Sin ejemplo).
Saque del cajón la carta de despido. Entréguesela.
Llegados a este punto estire sus manos y sujete las de ella. No ejerza demasiada presión.  (Ejemplo: como sosteniendo una mascota).
Deslice su mano suavemente sobre el dorso de la de ella. 
Sonría.

viernes, 16 de enero de 2015

Comienza la Copa Entc

Comenzamos el año con esta curiosa iniciativa de Esta Noche te Cuento en la que me toca batirme en duelo con compañeros escritores.
En la primera ronda mis "adversarios" son Elysa Brioa y Juan Antonio Vázquez.
Las reglas: un relato de 100 palabras máximo, un color en el título, emplear las palabras sábado y junio en el texto y al menos 10 personajes. Ahí va mi micro: La mujer azul.


La mujer azul
A Celeste la encontré un sábado de junio en la puerta del Carrefour. El nombre se lo puse por su mirada garza y su pelo índigo. Sus brazos eran una maraña de enredaderas. Se desvestía veloz pero era lánguida y perezosa a la hora de amar. Iba y venía. En su pecho izquierdo lucía ocho muescas azules. “¿Novios?”, le pregunté. “Hijos”, me contestó. Creo que no me perdonó la indiscreción, porque no ha regresado. Aquí sigo, a las puertas del hipermercado, sumido en esta soledad añil, en esta oscuridad teñida de cobalto. Esperando. Otro sábado. Otro junio. Otra mujer azul.