Páginas vistas en total

martes, 29 de octubre de 2013

No hay dos sin tres

Ya que es la tercera vez que escalo la montaña del Wonderland, aunque también puedo titularlo de cómo MARIA ORIA me puso los pelos de punta. 
Y quien es María, os preguntáis??? Pues una estudiante de periodismo de la UAB que colabora con Rosa Gil en Wonderland y el viernes me envió un emocionado email diciéndome que mi plañidera le había dejado sin palabras. Sin palabras, por lo agradecida, me quedé yo por que en la otra punta del país alguien se había emocionado con esta pequeña ficción. Ayer llegó la llamada de Rosa diciéndome que había ganado y le agradecí personalmente a María su email, que me alegró el día de viernes. Además es un micro especial porque en el audio notaréis que me emociono al acabar por su especial dureza.

Gracias a Rosa y al resto del equipo por las amables palabras que habéis dedicado a mi micro.

Ahí va el audio: sobre el minuto 55:

http://www.rtve.es/alacarta/audios/wonderland/amb-els-protagonistas-lobra-afterplay-imma-colomer-fina-rius-toni-sevilla/2107956/

Y aquí está el texto:


La plañidera

Todo el pueblo recuerda el  accidente en que se mató el hijo del alcalde. Y cómo se llevó por delante al pequeño de Eladia, que paseaba con su bicicleta por el camino viejo.
 
Cuentan que Eladia, ante el estupor general, se plantó en casa del alcalde haciendo gala de su oficio de plañidera. Durante dos días y dos noches lloró desconsolada ante el cadáver del señorito Luis, para, tras rehusar la paga, salir presurosa al entierro de su único hijo.

Y que así fue como, mientras la tierra ahogaba el pequeño ataúd blanco, consiguió, al fin, mantener la mirada seca. 

Y un agradecimiento a mi profe de microrrelatos, la inconmensurable Isabel González,  en la Escuela de Escritores que ya ha sentenciado que cómo se nota quién es mi profe. 
PD. Con tanto agradecimiento  parece que me han dado un Oscar o algo así, jajajaja

lunes, 28 de octubre de 2013

Cita con la muerte

Este es el tema de este mes en mi adorado blog de Esta Noche te Cuento, y mi propuesta, en homenaje a Miña Terra Galega, se titula:


Donde el cielo es siempre gris

Impulsada por una fuerza desconocida emerjo bruscamente sobre las aguas de este mar embravecido de  mi  amado Finisterre. Mi cuerpo, liberado incomprensiblemente de toda oposición, se  desliza veloz sobre las aguas oscuras y frías. En dos minutos alcanzo la playa, y en otros dos, atravieso el camino de  tierra que lleva a casa. Todos mis temores, tras años de ausencia se desvanecen en cuanto mamá abre la puerta.  Al momento me estrecha en sus brazos, meciéndome suavemente. Incrédula. Como con miedo. Sus labios besan mi rostro y sus lágrimas se mezclan con la sal de mis cabellos, reducidos a una absurda maraña de algas y fósiles. "Mi dulce Elisa" susurra.

Resulta increíble estar de nuevo abrazada a ella.

Pero es extraño no sentir los latidos de su corazón.

martes, 1 de octubre de 2013

ARANTZA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS

Así me siento al haber ganado de nuevo el Wonderland con mi relato Demiurgo que aquí os dejo junto con el enlace para que lo escuchéis leído por mi (Dios mío, ¡Es más difícil leerlos que escribirlos!).

Además, me he llevado la maravillosa sorpresa de que otro micro que envié "Universos Infinitos" también ha quedado finalista. Dos por el precio de uno. No se cuándo volverán a alinearse las estrellas así de nuevo!!!!

HACIA EL MINUTO 51

http://www.rtve.es/alacarta/audios/wonderland/wonderland-les-temptacions-del-wonderland/2040134/

Gracias Rosa por vuestros amables comentarios. Es un honor salir en vuestro programa.

Demiurgo

Gabriel dibuja trazos enérgicos sobre el mapa de carreteras. Sonríe, mientras gruesas líneas negras separan poblaciones y atraviesan montañas atendiendo a criterios ocultos e imprevisibles que solo él conoce.
Cuando oye el estruendo, se asoma a la ventana de su habitación. Una sinfonía de hormigón, grava y mortero le golpea de lleno. Inmensos socavones engullen despiadadamente el asfalto, mientras nuevos gigantes de pavimento se erigen en su lugar arrasando con todo a su paso.
Es en ese preciso momento cuando toma conciencia de su error.
Ha subestimado el grosor del rotulador.
Y eso por no hablar de su carácter indeleble.


Universos infinitos


Las risas de los niños se confunden con la música del carrusel.  Un perfecto universo de donceles y carrozas que gira y gira.
De repente, el cielo ya no es azul. El mundo se invierte en un perfecto giro de ciento ochenta grados. Una avalancha de agua y nieve sepulta el tiovivo.
María observa hipnotizada el lento discurrir de los copos dentro de la esfera. La agita de nuevo.
Por la ventana, observa el cielo estrellado, preguntándose si allá arriba habrá alguna niña decidiendo si voltea o no su esfera de nieve.
Y más allá otra. Y otra.Y otra.